Peritaje del Fisco exime de responsabilidad al MOP y culpa a AZVI por fallas en el puente Cau Cau

En la arista civil del fallido viaducto, un nuevo peritaje reitera que la empresa constructora AZVI es la responsable de las fallas del puente Cau Cau y exime al Ministerio de Obras Públicas de responsabilidad.

Se trata de un peritaje efectuado por Álvaro Peña, de la Escuela de Ingeniería en Construcción de la Universidad Católica de Valparaíso, como perito por parte del Fisco en la causa civil por la demanda que interpuso AZVI por incumplimiento de contrato e indemnización de perjuicios en contra del Ministerio de Obras Públicas.

Según la información a la que tuvo acceso RioenLinea, en dicha causa que se tramita en el 28º Juzgado Civil de Santiago, el peritaje ya fue ingresado a la carpeta y se desglosan al menos seis aspectos que fueron considerados en la investigación pericial.

En esa línea, se exime de responsabilidad de parte del Ministerio de Obras Públicas y por el contrario, se apunta a AZVI como la empresa culpable de las fallas, confirmando que se detectó un error en el método constructivo de los tableros.

La investigación confirma “la existencia de errores en el método constructivo de los tableros in situ, los cuales hacen inviable el funcionamiento normal del puente”.

Asimismo, se detalla que los profesionales que trabajaron en la construcción del Cau Cau contaban con las exigencias establecidas en el proyecto, pero se apreció una falta de experiencia de parte del contratista en la planificación y ejecución de la obra.

El peritaje especifica que los errores en la construcción del Cau Cau le acarrearon un perjuicio de más de cinco mil millones de pesos al Fisco.

Conclusiones del peritaje: Capacidad técnica y profesional

Se concluye en el peritaje que “los profesionales utilizados para la dirección de las obras, cumplen en lo analizado, los requisitos establecidos en las bases de licitación y circulares aclaratorias, en los aspectos de capacidad técnica y profesional”.

Además, “la curva de aprendizaje de la ejecución de la obra, el conocimiento de antecedentes y lecciones aprendidas que inciden en el seguimiento y control de la misma, fueron directamente afectados por la constante rotación de los profesionales de la dirección de obras”.

En esa línea, se añade que se “aprecia una falta de experiencia del contratista para la planificación y ejecución del proyecto mecánico, debido a una evidente incongruencia entre la mano de obra propuesta con la efectivamente utilizada debido al claro aumento de ésta última a partir del mes 24”.

Error en el método constructivo

En cuanto a la construcción misma, se explica que “se confirma que existe un error en el método constructivo de los tableros in situ. Ello, porque pudo verificarse en documentación del contratista (cartas) y explicado en la Figura Nº 12, que el proyecto original del tablero debió modificarse a través de la incorporación de una plancha metálica en el tablero para corregir su geometría”.

Asimismo, se desglosa en los errores que está la “inclusión de plancha metálica soldada sobre el tablero, modificando la geometría y centro de gravedad del tablero. Rigidizadores ubicados asimétricamente, modificando la geometría y centro de gravedad del tablero”.

Así como igualmente se detectó que “la falta de paralelismo en rótulas y la deficiencia de soldadura impiden la correcta geometría e inducen riesgos en la transferencia de cargas”.

Problemas en el diseño

El diseño ha sido uno de los aspectos más discutidos en el marco de la fallida construcción del puente.

Como ya es de conocimiento, se detalla que el diseño del puente Cau Cau, estuvo compuesto de dos áreas. En lo estructural a cargo de Cygsa-DDQ y en lo mecánico a cargo de AZVI.

Es por eso, que se concluye que “la ingeniería del proyecto desarrollado por el MOP (área estructural), si bien tiene falencias en la definición de algunos planos, cumple con los estándares requeridos a nivel de estructura, pudiendo descartarse como causa del colapso y fallas observadas en la obra”.

Pero, se precisa que el “proyecto desarrollado por el contratista durante a la ejecución de la obra (área mecánica), en relación a los proyectos complementarios, no fue consistente con los requerimientos establecidos en el proyecto de estructura (tolerancias y admisibilidad referente a el paralelismo, fricción y materialidad de las rótulas), siendo en conjunto con los problemas de montaje del tablero y ejecución de las rótulas fijas (soldaduras), detallados latamente en los Puntos de Prueba N° 2 y Nº 3, las razones del colapso de la estructura”.

Con esto último, según este peritaje se confirmaría la responsabilidad de parte del MOP.

Estándar de la obra

Se concluye además, que las “obras ejecutadas no cumplen los estándares exigidos por el MOP, en tanto a los proyectos complementarios y a la calidad de tablero y sistema de levante, tal como se constata en la evidencia de condiciones de vulnerabilidad”.

De acuerdo a este peritaje, los gastos adicionales en que incurrió el MOP ascienden a $5.468.947.895, sin considerar los gastos futuros para poner en marcha el fallido viaducto.

Por último, se especifica que “se considera que existen las condiciones o presupuestos que hacen que la calificación de “irreparable” se ajuste a lo señalado en el Art. 151 (g) del RCOP, y por tanto hay fundamentos, amparados en el marco legal que rige el contrato, que sustentan la decisión del mandante de dar término anticipado al contrato de construcción del Puente Cau Cau”.

Ahora, resta que la parte demandante, la constructora AZVI haga llegar su peritaje al 28º Juzgado Civil de Santiago, investigación que está a cargo del profesional Sergio Carmona.

Revisa el peritaje completo