Celulosa Arauco deberá pagar más de cuatro mil millones de pesos por nueva contaminación en el río Cruces

La Superintendencia del Medio Ambiente sancionó a Celulosa Arauco a pagar una serie de multas que totalizan más de cuatro mil millones de pesos por una nueva contaminación al río Cruces, ocurrida en enero de 2014.

Se trata del caso, donde hubo una mortandad de peces, entre ellas especies protegidas, y bañistas que quedaron con lesiones cutáneas, tras el vertimiento de líquidos contaminantes desde la fábrica, al río Cruces, a la altura del sector de Rucaco.

En una resolución decidora por parte de la Superintendencia del Medio Ambiente, se sancionó a Celulosa Arauco por una serie de infracciones a la normativa ambiental, que ponen a la empresa nuevamente bajo la lupa, tras el desastre ambiental del Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter, ocurrido hace más de una década.

De los 11 cargos formulados por al superitendencia contra Arauco, se le sancionó por 10 de ellos y se le absolvió sólo por uno.

Por no informar la contingencia del derrame de licor verde ocurrido el 17 de enero de 2014, se le sancionó al pago de 732 Unidades Tributarias Anuales (UTA).

Por no derivar como último recurso al sistema de tratamiento de efluentes el derrame de dicho licor verde, se le sancionó a pagar 2.417 UTA.

Asimismo, por no construir una planta de osmosis, también se le sancionó a pagar 1.841 UTA. Son parte de las infracciones más gravosas que cometió la empresa según la superintendencia.

Ahora, la empresa tiene un plazo de 10 días hábiles para pagar los más de cuatro mil 300 millones de pesos ante la Tesorería General de la República a beneficio fiscal.

Además, podrá recurrir a instancias administrativas para apelar a las sanciones aplicadas por la SMA.

Las sanciones podrán ser determinantes ante la causa penal que lleva el Ministerio Público por la investigación del caso.

Desde la empresa, se comunicó que “hemos sido notificados de la resolución de la superintendencia de medio ambiente, y tras su exhaustiva revisión, analizaremos los cursos de acción a seguir”.

Revisa la resolución de la Superintendencia del Medio Ambiente: