Absuelven a instructor de banda en Valdivia acusado de abusar de niña: Veredicto dice que la besó sin “ánimo libidinoso”

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia emitió un veredicto a favor de un instructor de una banda de guerra de la Escuela España de Valdivia, quien fue acusado de abuso sexual en contra de una menor. En la deliberación se argumenta que el beso que le habría dado el hombre a una niña no fue con un “ánimo libidinoso”.

En un hecho que puede resultar controversial por los fallos vistos en las últimas semanas a nivel internacional, este jueves, el mencionado tribunal emitió un veredicto absolutorio a favor de un hombre que fue identificado con sus iniciales -por parte de la justicia- como W.A.T.P. aduciendo que el Ministerio Público no logró acreditar la comisión del presunto delito de abuso sexual contra una menor, que al momento de los hechos, sólo tenía 12 años de edad.

Los hechos datan del 30 de junio de 2016, cuando –según los hechos denunciados- el instructor a cargo de los talleres de banda de guerra del recinto educacional, habría besado en la boca a la menor un pasillo del establecimiento.

De acuerdo a lo informado desde el Poder Judicial, de forma unánime el tribunal –integrado por las magistradas Gloria Sepúlveda, Cecilia Samur y Alicia Faúndez- tras la deliberación de rigor, decretó la absolución de W.A.T.P, por la insuficiencia de la prueba rendida por la Fiscalía en la causa.

Según el Ministerio Público, el acusado habría besado en los labios a la menor, por lo que “(…) cabe dilucidar si aquel beso constituye un hecho que atente contra la indemnidad sexual de la menor víctima, en otros términos de un hecho que revista las características de significación y relevancia sexual que se le es atribuido”, consiga el veredicto.

Asimismo, el acta de deliberación del tribunal, argumenta que el beso que el instructor habría dado a la niña, “fue dado con los labios cerrados, como describe la menor, cuestión que a juicio de estas sentenciadoras la conducta del acusado no fue ejecutada con un pretendido ánimo libidinoso, unido a que la sala donde la trasladó estaba con sus puertas abiertas, salían estudiantes y en el pasillo adyacente circulaban alumnos”.

“Además –continúa– existían las cámaras de seguridad conocidas por todos por lo que el imputado no buscó la clandestinidad que es la característica esencial en este tipo de ilícitos”, se esgrime en el veredicto.

“Que en tal escenario, estas sentenciadoras no ha logrado adquirir la convicción necesaria con los estándares exigidos por el legislador, para convenir que el acusado ha cometido el delito de abuso sexual que consagra el artículo 366 bis del Código Penal en relación con el artículo 366 ter de mismo Código, materia de la acusación Fiscal y particular”, concluye.

La audiencia de comunicación de la sentencia final –que será redactada por la magistrada Faúndez– quedó fijada para las 13:00 horas del próximo martes 15 de mayo.